Martes, 07 de febrero de 2006
Imagen

Un silbido de humo escapo de su boca, restallando como los caballos enfurecidos, cruzando por el oscuro t?nel de las cuerdas vocales, formando c?rculos que vuelan hasta posarse en el techo, expandi?ndose como el liquido que se derrama lentamente por el suelo y, luego, nada. La misma nada que no hace vibrar sus cuerdas, que no cruza la oscura garganta para salir porque no se atreve, porque no cree en ella misma.

Quiz?s la ara?a que colgaba muri? de melancol?a, la melancol?a de vivir sin luz por serlo, brillando solo hacia fuera y nunca por dentro. Quien sabe. Yo no, aunque lo supe la ultima vez que fui humo y escape volando por una ventana que nadie cerro, que nadie quiso cerrar porque era m?a, como la vida de la ara?a entre las manos de un ser omnipotente demasiado presuncioso para pensar en la luz o la sombra de mi habitaci?n, siempre tan oscura, como la voz de un peque?o diablo particular que habita en nuestra mente, que lucha para marcar nuestros pecados a fuego y extinguir la llama que nos une al mundo.

?Y porque no? Luchar solo para que la luz de un fuego infernal alumbre nuestra vida y nos haga pensar que ya lo sabemos, que solo es maldad, que el metro ya ha salido como el humo por su boca y no sabes d?nde ira, como el barco que parte sin decir adi?s, ni siquiera un ?volver? porque no lo har?, porque cruzo la puerta sin retorno, aquella que solo tiene salida pero no entrada, abierta para la huida y cerrada para la duda, que es como un dios indeciso y temeroso que prefiere no actuar a equivocarse aun sabiendo que el humo le llama mientras se extiende lentamente por el techo hasta ocupar el espacio entero, el mundo entero, como la mas antigua de las plagas, aquella que siempre te encuentra donde vayas, de la que nadie sabe si hay despu?s.

Unos lo creen, otros se enga?an y dicen que lo creen, otros no creen en nada aunque eso sea lo mismo que aceptarla, que mirar fijamente a los ojos a esa mujer atemporal que congela los corazones, solo aquellos que cupido no logro destruir antes, y entonces ya no es mujer, es solo huesos y polvo entre sabanas rasgadas.
Solo eso y nada m?s.
Solo nada.
Eso es.


Firmar mi libro de visitas

Leer mi libro de visitas

Publicado por guudrun @ 5:09  | Cosas sueltas..
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios